El United naufraga en Londres y se complica la Champions League

By
Updated: abril 10, 2016
Las caras de los jugadores del United lo decían todo

La crueldad se ha cebado con el Manchester United en su derrota por 3-0 ante el Tottenham. Los de Van Gaal pierden comba en su duelo por la Champions con el City con una derrota muy difícil de digerir. En cinco minutos el Tottenham se ha encargado de dinamitar el trabajo de los diablos rojos con tres goles consecutivos en un partido en el que hasta entonces el United había tenido más presencia en el juego que su rival. Van Gaal deberá trabajar intensamente con sus jugadores durante esta semana para reponerse lo más rápido posible de un mazazo tan duro como inesperado.

El equipo de Manchester afrontaba el partido como una nueva final en la carrera que mantiene con su vecino ciudadano en pos de la cuarta plaza y el acceso a Champions League, y esa necesidad se plasmó en el verde. Los visitantes salieron con el carácter que requería la entidad del choque. Ni siquiera la contrariedad de quedar atrapado en un monumental atasco en las calles de Londres camino del estadio y llegando a la hora de inicio del partido y provocando que este empezara media hora más tarde de lo previsto desconcertó a los hombres de Van Gaal. Así, el once formado por De Gea bajo palos; Fosu-Mensah, Smalling, Blind y Rojo en la zaga; Schneiderlin y Carrick en la medular; Mata, Lingard y Martial en el enganche y Rashford como referencia arriba se adueñó del balón desde el primer minuto, con la voluntad de llevar el peso del partido y embotellando a los spurs en su propio campo.

DOMINIO ‘RED DEVIL’ SIN PEGADA

Así pasaron los primeros 25 minutos, en los que los diablos rojos marcaban el ritmo del juego pero no lograban poner cerco definitivo a la portería de Llorís. Poco antes de la media hora los locales sacaron las uñas con una doble ocasión. De Gea tuvo que salvar los muebles a su equipo siendo el único de los de Manchester que estuvo atento a un barullo en el área y rechazando el balón. Éste llegó a botas de Eriksen, que puso un centro medido a Lamela cuyo remate salió lamiendo el palo izquierdo de la portería red devil. Tras el aviso local el partido se descafeinó, se perdió en luchas de centro del campo y llegó al descanso sin emoción.

En el descanso Van Gaal se movió el banquillo y sorprendió relevando a Rashford por Young, que se situó como delantero centro para cambiar su posición con Lingard a los pocos minutos. Sin embargo, el Tottenham salió mejor y tomó la iniciativa ofensiva. En los primeros minutos de la reanudación Eriksen probó a De Gea con dos tiros lejanos, el segundo de ellos un trallazo que obligó al meta español a hacer una estirada espectacular. Poco después fue Kane quien lo intentó, fácil para el portero visitante. Mientras, el United seguía plano, sin más aportación que un disparo muy desviado de Lingard desde posición franca dentro del área.

DEL AVISO DE MARTIAL A LA HECATOMBE

En un partido con mucho oficio pero con poco brillo del colectivo las individualidades del United tenían algo que decir, y a la hora del partido Martial se sacó una jugada de las que valen una entrada. El francés cogió el balón en el centro del campo e inició un slalom en el que burló a todo rival que le salió al cruce, legó hasta el área y disparo fuerte y duro, pero demasiado centrado, facilitando la parada a Lloris. Inmediatamente después, la lesión de Fosu-Mensah le obligó a dejar el campo, siendo sustituido por Darmian. Y entonces llegó la tormenta perfecta.

En cinco minutos el Tottenham finiquitó el partido con tres zarpazos que hirieron de muerte al United. En el 70’ Dele Alli golpeaba duro con el 1-0 tras culminar una contra originada por una inocente pérdida del United en el centro del campo. En el 73’ Alderweireld ponía el 2-0 tras un remate inapelable a una falta lateral. Un minuto después, Lamela hacía estallar de júbilo a White Hart Lane con un disparo raso y pegado al palo izquierdo que significaba el 3-0. Tras el tercer tanto salió Memphis por Mata. Tarde.

DESESPERACIÓN Y TENSIÓN FINAL

Tras el arrebato local el United quedó desquiciado y no pudo responder más que con juego duro y trifulcas. Mientras, el Tottenham tuvo oportunidades para humillar a su rival con un resultado de escándalo, incluyendo tres paradas milagrosas de De Gea y un balón al poste. Los hombres de Van Gaal tendrán que reaccionar de la mejor manera ante una derrota de las que cuesta muchísimo de digerir, tanto en el marcador como en la forma, ya que si el partido de los visitantes no fue brillante, hizo más méritos que su rival para llevarse algo positivo.

También por las desastrosas consecuencias en la tabla clasificatoria. Los diablos rojos se quedan quintos con 53 puntos, a 4 del Manchester City cuando a ambos les restan seis partidos para terminar el campeonato. La próxima jornada el United recibe a un Aston Villa virtualmente descendido sin ningún margen de error.

Foto: AFP

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>