Scholes lidera a las leyendas del United ante el Bayern (4-2)

By
Updated: junio 14, 2015
El once titular ante el Bayern

Las leyendas del Manchester United consiguieron el triunfo este domingo ante el Bayern de Múnich en un Old Trafford que presentó una muy buena entrada para disfrutar en directo de viejos conocidos.

Los ‘red devils’ saltaron al césped con un once espectacular formado por Van der Sar bajo palos, una defensa compuesta por Phil Neville, Stam, Johnsen e Irwin; un mediocampo con Park, Scholes y Fortune y un tridente ofensivo con Yorke, Cole y Saha. Enfrente esperaba un Bayern algo más castigado físicamente pero que presentaba también un once de garantías plagado de viejas glorias. Los alemanes formaban con Butt en la portería, una zaga formada por Jorginho, Van Buyten, R.Kovac y Pflügler; una media con Van Bommel, el capitán Breitner y N.Kovac y por delante, como hombres más ofensivos, Paulo Sergio, Makaay y un entonado Zickler.

MÁS FÍSICO Y UNA PEGADA TERRIBLE

El encuentro arrancó con toda una declaración de intenciones por parte de un United que basaba su juego en la sublime dirección de orquesta de Paul Scholes. El ‘Colorado’ se marcó todo un recital en la medular, con largos desplazamientos que despertaban los aplausos de la grada. Los ‘red devils’, además, aprovechaban su mayor despliegue físico y la gran pegada de su tridente ofensivo. Tras un aviso de Yorke, el primer gol de la tarde llegaría en el minuto 9. Un centro del propio Yorke sería mal despejado por Butt y Saha, en semifallo, enviaba el balón al fondo de la red.

Cumplido el cuarto de hora de juego llegaría el empate del Bayern. Scholes, el auténtico protagonista de los locales, cometería un error de bulto en una cesión defectuosa hacia Van der Sar. Zickler aprovechó el ‘regalo’ a la perfección al fintar al meta holandés en su salida para poner el 1-1. Las malas noticias no venían solas ya que Saha, especialmente eléctrico, tenía que ceder su puesto a Blomqvist por problemas musculares.

CARRUSEL DE OCASIONES

Park y Makaay mandarían sendos avisos en los siguientes minutos pero serían Yorke y Zickler los que dispondrían de las más claras. El trinitense obligaría a Butt a realizar una gran intervención en el área pequeña mientras que Zickler asombraría con una gran acción personal en la que eludió los marcajes de Johnsen e Irwin para acabar disparando al poste. Andy Cole a la mediavuelta y Tarnat desde mediocampo volvieron a avisar, aunque sería Scholes el que volvería a levantar a la grada con un zapatazo marca de la casa que obligó a Butt a realizar una buena estirada.

La muralla alemana caería nuevamente en el ’39. Un buen centro de Fortune desde la derecha, previa apertura de Scholes, sería cabeceado por Park. Jorginho despejaría con muchos apuros sobre la línea de gol y entre Yorke y Cole acabarían de disipar las dudas enviando el balón al fondo de la red. Pero la alegría duraría muy poco ya que tres minutos más tarde Tarnat ponía la igualada con un obús a balón parado con su potente zurda que se colaba entre la barrera dispuesta por Van der Sar. Aún habría tiempo, sin embargo, para que Cole mostrase su faceta más ‘killer’ al firmar el 3-2 justo antes del descanso.

‘RELAX’ Y SENTENCIA FINAL

El progresivo carrusel de cambios y el lógico desgaste físico provocaron que a lo largo de la segunda mitad el juego bajase de revoluciones. Los primeros avisos serios llegarían por parte visitante. Un cabezazo de Zickler y un precioso disparo al larguero de Paulo Sergio a balón parado hicieron saltar las alarmas. Van der Sar, por su parte, era ovacionado tras dejar su sitio a un Van der Gouw que se encontró con mucho trabajo. El meta realizaría varias intervenciones de mérito a disparos de Witeczek y Sternkopf.

El United, por su parte, se resistía a sentenciar el encuentro, tanto o más que Scholes a disparar. El runrún de la grada era evidente cada vez que el laureado pelirrojo rondaba el balón cerca de la frontal del área rival. Pero Scholes se resistía a probar fortuna, dejando la iniciativa a otros compañeros como Ritchie, Blomqvist o un Poborsky irreconocible con su actual ‘look’. La tranquilidad llegaría en el ’83 cuando una incursión del propio Poborsky por el extremo derecho -su espacio natural- finalizaría con un medido centro al segundo palo que Blomqvist no desaprovecharía. Era el definitivo 4-2. Los últimos minutos servirían para volver a ver en acción a Breitner, que a sus 63 años se animó a volver a disputar unos minutos en la segunda mitad tras ser ovacionado en el primer tiempo. Pero los mayores aplausos habían sido ya para un Scholes que demostró que sigue conservando toda su magia y que marcó el camino del triunfo para las leyendas del United.

SIGUE A TODOMANCHESTER EN TWITTER

SIGUE A TODOMANCHESTER EN FACEBOOK

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>